El exorcista, yo sigo siendo aquel…

el-exorcista-reparto

Innovación: acción y efecto de innovar, creación o modificación de un producto y su introducción en un mercado. No es la mejor definición que he leído de la RAE, pero soy consciente de que, a ciertas edades, todo cuesta más. Total, que en los últimos años, esta palabra nos martillea día tras día convertida en la piedra filosofal, en el santo grial que nos hará más listos y más felices. Yo que no suelo tener la cabeza para muchos ruidos, utilizo la innovación con mesura. La aplico poco o nada en mis tortillas de patata y lentejas (eso se lo dejo a Ferrán Adrià), poco o nada en mis métodos de limpieza (doméstica), aunque no voy a negar haber sucumbido ante algún lavavajillas casi milagroso, y poco o nada en mi forma de vestir porque no nos engañemos, uno no tiene edad ni cuerpo para experimentar con looks tendencia pero poco prácticos para una vida convencional. Las medias de futbolista con bermudas me crean desasosiego.

Pero como quiero estar a la que salta, me inquieta no utilizar la innovación. Hay veces que me cuesta hasta conciliar el sueño pensando en qué aspectos de mi vida debo innovar. Dicen que si no lo hacemos, nos quedaremos obsoletos, y acto seguido, desenganchados de esta sociedad que no te perdona ni una. No sé, pero parece que de apellido le hayan puesto presión. Te presento a Innovación Presión. Encantado.

Me centro en el trabajo. Yo creo que no voy mal. No es que vaya a luchar por las medallas pero tampoco me cerrarán el estadio antes de llegar a la meta. En redes sociales, me defiendo, por más que no deje de decirme a mi mismo que esto es como pegar carteles en la calle, pero más cómodo y limpio. Vendo piso. Vendo chanclas poco uso. Me estoy comiendo una bravas. Estos son mis pies en la piscina municipal. Te presento a mis abdominales. Te voy a pegar un tiro. Se busca hombretón limpio y sin instintos criminales. Mira qué paella.

Innovar han innovado. Aunque no se yo si antes deberían habernos dado un cursillo acelerado, como de esos que te dan cuando estas en el paro y que no te sirve para nada excepto para comprobar que los fondos dedicados a fomentar el empleo van fenomenal para que unos pocos no se queden sin trabajo. Me desvío del asunto.

En el tema informática estoy ahí ahí. En Word me defiendo por más que se empeñe el señor Gates en actualizarlo cada vez que le pillas el punto. Conocimientos de Excel tengo aunque las malditas celdas se me rebelen de vez en cuando. Otros programas, pues nivel usuario. Tampoco aspiro a un puesto en la NASA.

Si hablamos de relaciones personales, ahí me planto un poco. El tema emocional admite pocos cambios a no ser que vengas del neolítico, con lo cual, más que innovación, mereces una celda de aislamiento de por vida. Fíjate que puntito de agresividad me está saliendo solo buscando formas de innovar. Yo no se en qué me puedo convertir si lo consigo.

Leo un poco la prensa, que siempre anda contratando cerebros innovadores pero terminan regalando aspiradoras y robots de cocina (¿dónde puedo echar mi CV para el puesto?). Me topo con una noticia curiosa. Varios restaurantes han prohibido pagar por separado. O sea, que me pagan todos juntos y las cuentas las hacen luego o aquí no se sirve. En su defensa aseguran que no pueden atender a un grupo de 20 personas en fila diciendo: a mi me cobras 5 bravas, no raciones, dos bocaos de una tosta de jamón, 3 mejillones, 6 aceitunas (los huesos los tienes en la mesa… o debajo de ella) y media caña, que la espuma no me la he bebido. Tiempo, cambios, y lo mejor, al final, los chupitos y los vinos previos tomados en la barra no los paga ni el tato. Pues me parece bien. Digo lo de los bares. Han innovado.

O sea, que era esto… Y yo intentando innovar la innovación. Ahora me cuadra todo. Urge un curso vía Google de Iniciación a la Innovación. 40 horas. Certificado por el Instituto de Innovación Horbrook Institute Innovation. Un nuevo nicho de empleo.

Yo no soy quien para cuestionar casi nada y mucho menos si parece una cuestión tan consolidada y aceptada por todos. Me reservo, eso si, mi derecho a ejercerla en virtud de mi libertad como persona, humana, que sigo siendo (tengo días) por muchos envites que te de la vida y los que en ella habitan. Innovar a golpe de pistola me acojona. Incluso cuando en el tema que me apasiona, las series de televisión, hay veces que funciona, y otras que no. Todo depende de la maestría que uno tenga, innata o aprendida con los años. Por eso la serie de la que hoy os quiero dar mi humilde opinión, innovar lo que se dice innovar, pues poco, pero gustarme, lo que se dice gustarme, pues un rato.

El exorcista

El delirio que precede a este artículo (no me lo tengáis en cuenta) es una reflexión, y mira que me gusta poco reflexionar, pero cuando me pongo, me enredo y me quedo un rato sin saber salir. Lo dicho. Al ver esta serie, o mejor dicho, antes de verla, me asaltaban tantas dudas que me daba hasta pereza. Hacer una serie basada en la película El exorcista me parecía un sacrilegio. Como cualquier adaptación, continuación, remake o como quieras llamarlo. Los clásicos son clásicos por algo. Y jugar con ellos no trae nada bueno. Pero como soy un poco ‘masoca’, y a pesar del mal ratito que me hacen pasar las historias sobre posesiones, me puse a ello.

el-exorcista-reparto-2

Empecemos por los actores. De entrada, el reparto atrae. El mejicano Alfonso Herrera pinta bien. Cura joven, guapo, latino… Tras verle en Sense8 resulta hasta gracioso. Ha pasado de darse unos revolcones de escándalo con nuestro Miguel Ángel Silvestre a sacerdote. Cuidado. La cosa no es tan gratuita como parece ya que cuando la serie avanza, uno descubre que su atractivo es parte importante de su papel. Ni un pero.

Nos encontramos después con Geena Davis. Supongo que marginada del cine por su edad, como muchas otras (urge Comisión de Investigación), es la enésima actriz que desembarca en la televisión para dar vida a un papel que el cine le niega pero que aquí, le permite sus momentos de lucimiento. Eso si, necesitará de varios episodios para coger su sitio. La mujer, expresiva, lo que se dice expresiva, no es. Tampoco es que lo haya sido antes. Pero desconozco si el extremo al que lleva su cara, lo es por exigencias del director o por inyectarse sabe dios qué. Con ella, nunca sabes si deberías decirle hola o adiós. Si entra o sale. Si está triste o alegre. Si es un ser angelical o te va a romper el cuello. Paciencia. La inexpresividad puede dar sus frutos. ¿Me has oído Nicole?. De ahí lo acertado de su elección. Su cara no da pistas. Y eso ayuda mucho a la historia.

Pero para mí, sin duda, la gran sorpresa ha sido Ben Daniels, uno de esos actores que te suenan pero que nunca ha sido una estrella, y mucho menos, ha tenido un papel protagonista como lo tiene en El exorcista. Y la verdad es que es todo un acierto. El papel ya es un regalo para cualquier actor, pero en sus manos, es capaz de eclipsar al mismísimo diablo.

the-exorcist

Vamos con la serie. Sorpresa. Y eso que las historias de posesión no suelen ser una fiesta en innovación. De hecho, en esta, los tópicos se suceden uno tras otro. Pero claro, una posesión es una posesión, ya se sabe, el poseído tiene voz de aguardiente, el cuerpo, un mapa de heridas a cual más desagradable, nos mostrará habilidades como elevarse de la cama cuando le sale, tendrá la fuerza de un luchador de sumo, indagará en tu pasado, concretamente en tus secretos más ocultos como si fuera un periodista del corazón, te insultará (como un periodista del corazón) y como remate, vomitará como un surtidor a pesar de no probar bocado durante el tiempo que el angelito/a lleve dentro el demonio. Por supuesto, si es verde, mejor. Yo, no por verlo muchas veces, condigo evitar el asco más profundo (de ahí mi reparo ante purés de colores similares).

episodicas-1_58a59e01af2ba

Exorcist Season1 Episode 106

Exorcist  Season 1 Ep 105

Y entonces, me diréis, ¿qué tiene de buena? Y yo me alegro mucho de que me hagas esa pregunta. Primero, entretiene, que no es poco. Tiene una historia que se sostiene (aunque reconozco que se les va un poco de las manos). Los giros se suceden en cada episodio, sin retrasarlos ni mostrándolos todos a la vez. Y son solo 10 episodios, lo que hace que nada se alargue como ocurre con ciertas producciones patrias. Cansinas hasta la desesperación.

En contra, claramente está su encaje con la historia original. No olvidemos que no se trata de una adaptación, es, y aquí mi sorpresa (grata), una continuación, porque parte de mis perezas previas residían en ver un remake y esto no lo es. Punto. No cuento más. Añadir que si no has visto la película, te dejará un poco frío, no la serie en sí, sino el encaje de una historia que en el filme sucedía en 1973, y este, en nuestros días. Recomendable una sesión antes de ver la serie. El otro aspecto negativo es sin duda que esta serie se emite en EE UU en una cadena en abierto, FOX (aquí se encarga HBO), y aunque sea en un horario adulto, tiene las limitaciones que tienen todas las cadenas en abierto. No pueden llegar todo lo lejos que llegan los canales de pago como HBO, Netflix etc etc etc… O sea, que no pueden soltarse la melena y esa contención hace que a veces nos vengan a la mente imágenes de terror para adolescentes. No se producen pero sobrevuelan. Yo creo que aquí reside la culpa de sus datos decepcionantes en Estados Unidos, y la incertidumbre sobre si renovará. Su creador ha dicho que aún no está cancelada y que en varias reuniones con los directivos de FOX, ha explicado hacia dónde caminaría la segunda temporada.

Total, que sin ser una ficción que pasará a la historia, se deja ver. Y eso, hoy en día, es mucho. No hace falta decirlo, pero se recomienda no ver a la hora de la comida, ni de la cena, ni de la merienda… Vamos, que si tienes estómago, adelante. Yo es que soy flojito para estas cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s