How to get away with murder, prohibido decir la verdad

how-to-get-away-with-murder banner 2

Cuántas veces de pequeños, hemos escuchado aquello de “no se dicen mentiras”, “a mamá no se le miente”, “mentir está muy feo”… Básicamente, lo hemos aprendido de la misma manera que el comer, el caminar, el hablar, o el hacer pis en el baño (esto es cuestionable porque no hubiera estado de más alguna clase sobre cóomo hacerlo ¡pero en un baño público!). Sin embargo, llama la atención, la facilidad que tenemos para aprender estos conceptos básicos y que no olvidamos (por lo menos durante mucho tiempo), y sin embargo, el de mentir nos lo pasamos por el arco del triunfo en cuanto tenemos la más mínima oportunidad. ¿Por qué? ¿Quizá por una tarjeta de puntos, por un dos por uno en menaje del hogar, por 50% de descuento en la segunda consumición…? Me temo que no, lo hacemos gratis, bueno, casi gratis, porque detrás de cada mentira, suele haber una razón, o varias. Unos se esconden detrás del “es necesario”, otros, “no puedo evitarlo”, muchos en lo que se viene en llamar “mentiras piadosas”.

Mentiras piadosas. Tela. Ejemplos. Si tu pareja te la está pegando, mejor que te mienta. Si tu jefe está pensando en echarte, mejor que te mienta, si el banco está pensando en desahuciarte, mejor que te mienta, si te quedan dos meses de vida, mejor que te mientan… Y así hasta el infinito. Se envuelve todo en papel de regalo marca “mentira piadosa”, y venga, siguiente que me lo quitan de las manos. ¿Votos a favor, votos en contra? La cosa estaría reñidita.

No se yo si existe el mismo consenso si hablamos de los mentirosos compulsivos, aquellos que no dicen la verdad ni aunque se la intentes sacar a punta de pistola. Son incapaces (o eso dicen ellos). ¿Falta de atención de pequeños?, ¿de sus padres? O… sencillamente, porque la vida no les va nada mal. Yo me decanto por esto. Si soltando cuarto y mitad de trolas, a muchos les va de puta madre, qué coño estamos haciendo los demás… ¿No estará demasiado valorada la sinceridad? ¿Son admirables aquellos que te sueltan lo primero que se les ocurre?

Total, que yo sigo sin saber qué ponerme para estos casos. Por ejemplo. ¿Es un político un mentiroso cuando dice que la crisis ya ha pasado? ¿Lo es un médico cuando no te dice que te vas a morir? Cuando un recién llegado a la política dice que a partir de ahora será más prudente en sus declaraciones, ¿qué quiere decir?… que nos va a mentir a partir de ahora, que no nos va a decir todo lo que piensa… ¿acaso no es esto otra forma de mentira? ¿no decir la verdad es mentir? ¿cuántas veces al día mientes? ¿eres consciente de hacerlo? ¿lo planeas previamente? ¿te disculpas después? ¿te han pillado alguna vez?¿has mentido solo por hacer daño? ¿cuántas veces hubieras preferido que te mintieran? ¿cuántas que te dijeran la verdad?

Como me estoy poniendo espeso (y se me están gastando los interrogantes), y la cosa no va a mejorar teniendo en cuenta que no queda nada para las Navidades, y esa si que es una buena época para sacarse el carnet de mentiroso, recapacito, reculo, rectifico, y reinicio si hace falta, y me dejo llevar por esa ola de indiferencia que golpea al sincero (valor a la baja), y prometo ante mi honor, que si para triunfar en esta vida, hay que soltar una sarta de mentiras día si y día también, que cuenten conmigo, que yo cumpliré con las obligaciones de mi cargo, y no descansaré hasta que de mi boca no salga ni una puñetera verdad (que esas si que dan fatiguitas). Si es necesario afiliarse a lo que sea, que cuenten conmigo, porque como dicen las misses, yo también quiero la paz en el mundo, que no haya guerras, ni hambre ni enfermedades… ¿Cómo se hace eso? Nadie lo ha preguntado, porque lo importante es lo que se dice, no lo que se hace. Yo solo quiero la corona y la banda, que por delante, si gano, me queda un largo trecho de mentiras maravillosas. Puede que no acabe bien, pero que me quiten lo bailao…lo ganao, lo trincao, lo robao… Se venden mentiras, a buen precio, facilidades de pago, envíos gratuitos.

El mundo es de los mentirosos y solo queda rendición incondicional por la cuenta que nos trae. ¿Acabo de escribir esto? Debe ser el otoño, pero tengo que arreglarlo y no se me ocurre mejor manera que destacando una fascinante serie, donde decir la verdad está prohibido… si quieres sobrevivir. Hablo de una de las grandes sorpresas de la temporada. Y no estoy mintiendo… (mal empiezo).

How to get away with murder

How to banner 3
Brillante, inteligente, misteriosa, valiente, oscura, vibrante, adictiva… Todo y más se puede decir de la última creación de Shonda Rhimes, convertida ya en la mujer más poderosa de la televisión norteamericana. Sus razones se llaman Anatomía de Grey, Scandal y How to get away with murder (o Cómo defender a un asesino, more or less), tres ases con los que la afroamericana ha conseguido que la cadena ABC sea la reina absoluta de los jueves (contestada únicamente por The Big Band Theory).

HOW TO GET AWAY WITH MURDER

Shoda Rhimes es todo un personaje, sin pelos en la lengua, políticamente incorrecta (la definen así porque no tiene pelos en la lengua o comoles ocurre a sus personajes, le cuesta mentir), que ocupa mucho espacio en los medios estadounidenses, y no siempre por lo que hace o dice, sino por lo que le hacen o dicen. La última y más sonada fue una crítica del new York Times donde se la calificaba como “mujer de color enfadada”. Las toneladas de reproches que estallaron no se hicieron esperar y el periódico tuvo que rectificar (porque allí, si, se rectifica, fíjate tu qué cosas…).

También le ha salpicado cierta polémica en relación a sus supuestamente escenas de sexo subidas de tono (qué pereza), que ya empezó a ensayar en Anatomía, las pulió en Scandal, y las muestra sin pudor en How to (la llamo así desde ahora que el nombrecito es muy largo y todos tenemos muchas cosas que hacer). Puntualizar que las escenas que han levantado más protestas son entre dos hombres, como no podía ser de otra manera. Y eso que la serie, se emite a las 11 de la noche, lo que en Estados Unidos significa, el mismo horario que aquí tienen las echadoras de cartas de nuestra madrugada. Total, que como la señora es muy activa en twitter, no pierde ni un segundo en remangarse, y poner sus razones para el que las quiera entender. Eso si, al contrario que Groucho Marx, no tiene otras por si no te gustan… (ella si ha triunfado sin contar mentiras, pero las cuentan sus personajes… no se si esto cuenta)

JACK FALAHEE, CONRAD RICAMORATOM VERICA, VIOLA DAVISLIZA WEIL, VIOLA DAVIS, CHARLIE WEBER, JACK FALAHEE, ALFRED ENOCH, AJA NAOMI KING, KARLA SOUZAAJA NAOMI KING, JACK FALAHEE, KARLA SOUZA

Dicho esto, me centro en lo que para mi, insisto, para mi, (y para millones de americanos que la siguen cada semana) es una de las mejores series estrenadas esta temporada. A primera vista, creía que iba a ser otra de abogados (y mira que me gustan),pero cuando ves su primer episodio, descubres un thriller poderoso, del que resulta difícil desengancharse. Droga pura para las retinas.

Digamos brevemente, que How to cuenta la historia de una brillante abogada que además da clase en la Universidad. Tras un proceso de selección más propio de Los Juegos del hambre que de unas oposiciones, varios de sus alumnos serán reclutados para formar un equipo que le ayude a resolver sus muy complicados casos. Hasta aquí, todo medianamente normal. Peeeeroooo, nada más lejos… Porque un hecho trágico (del que no puedo decir ni mu, no insistas), salpicará a todos y cada uno de los personajes. A partir de ese instante, el espectador se convertirá en testigo o cómplice, de un caso con giros y sorpresas del que no será fácil escapar. Y este es uno de los muchos aciertos de la serie. ¿Testigo? ¿Cómplice? Incluso ¿víctima?… Inquietud e intriga a sacos que convierten cada episodio, en un pequeña joya que quieres tener cueste lo que cueste. Y si a esta fascinante creación, se le añaden unos guiones casi perfectos, ¿qué nos queda? La tercera pata de esta increíble mesa: la protagonista, Viola Davis, quien saltó a la fama (otra bonita expresión tipo marco incomparable o la madrileña calle… qué nos pasa a los periodistas por dios) con la maravillosa Criadas y señoras, y por la que fue nominada al Oscar. Pues bien, esta actriz ha encontrado el papel de su vida (dudo y no es por ponerme trágico, que le vuelva a caer otro igual), ese por el que como se dice muchas veces, cualquiera actriz mataría (aquí incluso estaría justificado).

Viola Davis

Viola Davis es Annalise Keating, una prestigiosa abogada implacable. Dura. Seca. Áspera… House a su lado era una princesa Disney. Su personaje corta como una cuchilla… Hay veces que duele como cuando te corta con un papel, ¿sabes a lo que refiero?. Pero tiene muchas aristas. También es una mujer frágil, sensible, insegura, y en consecuencia, rota en mil pedazos. Alguien a quien compadeces, e incluso, llegas a comprender. Porque son las dos caras de una misma mujer. En la vida, hay pocas cosas que sean blanco o negro. La inmensa tonalidad de grises que separa a estos dos colores, es un universo por descubrir, y esta serie, al menos, los explora. How to, o su creadora, o sus guionistas o quien sea, le brindan a Viola Davis algunas de las secuencias más brillantes, difíciles y arriesgadas que ha dado la televisión, solo reservadas a las más grandes, porque solo ellas, aceptan un riesgo del que salen siendo aún más grandes. Sin talento, esos momentos, pueden hundir la carrera de muchas. Ella no. Y por esto, y desde luego, por ese desfile de matices que es capaz de mostrar episodio tras episodio, Viola Davis será, tiene que ser, la próxima ganadora del Emmy a la mejor actriz del próximo año. Al tiempo. Me juego mi prestigio (de lo demás ando escaso, y de esto, parece que me sobra porque es una cualidad que hoy en día, también cotiza a la baja).

Cast 1 Cast 2 Cast 3 Cast 4 Cast 5 Cast 6 Cast 7 Cast 8 Cast 9

En definitiva, How to get away with murder (venga, lo escribo del tirón) es la gran sorpresa de la temporada. Valiente. Adictiva. Imprescindible. No es una serie de culto. Ya sabemos que eso queda reservado a producciones de HBO o Showtime. Hablamos de una serie en abierto emitida por una cadena nacional, ABC. Y esto tiene sus reglas. Aunque afortunadamente el poder que ha conseguido Shonda Rhimes, le permite pasárselas por la plazoleta del gajo, con todo lo positivo que tiene para el espectador más exigente (parezco un anuncio de seguros)… Mi recomendación es verla sin prejuicios, abiertos a todo lo que ofrece (alguna trampilla tiene todo hay que decirlo), y dispuestos a dejarse llevar por una historia que te prometo, despertará tu curiosidad (alguna otra cosa también, pero eso ya depende de la disponibilidad de cada uno… ) y querrás ver más y más y más…

Lo mejor: Una extraordinaria e inmensa Viola Davis, que por si sola, mantiene cada plano de la serie, en un recital memorable por el que será candidata (y espero que ganadora) de todos los premios de la temporada

Lo peor: El abuso del flasback que domina la historia puede llegar a desesperar tras varios episodios viendo una y otra vez, una serie de imágenes a veces confusas, a veces cansinas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s