Crisis, ni me lo nombres

Crisis banner

El otro día quedé con mis amigos Apple, Bear Blaze, Harper Seven, North West y Blue Ivy… Vaya risas que nos hicimos… Lo pasamos de maravilla. ¡Es bromaaaa! Sería incapaz de salir a tomar nada con una pandilla llamada así. Me creería que estoy en El señor de los anillos… Pero esto pasará, y dentro de nada. En cuanto estos, hoy todavía bebes, tengan la edad suficiente para salir a tomar una cerveza… o sea, dentro de 10 años según las estadísticas.

Pero ¿qué les pasa a los padres de hoy en día? Nos encontramos ante un problema de proporciones bíblicas (no he encontrado otra expresión). La cosa se resume en la ola de despropósitos que golpea a los famosos y que tras dejarles el cerebro sin oxígeno, se despiertan convertidos en sabe dios quién, capaces de poner a sus niños, nombres de este pelo… Apple, o sea, manzana, fue el elegido por Gwyneth Paltrow y Chris Martin. Según la madre que la parió “suena adorable, limpio y es bíblico”. Don Limpio también cumple parte de esas expectativas y no se lo puso a su segundo retoño, llamado Moses, título de la canción que el líder de Colplay le dedicó a su hoy ex esposa, antes de su boda. El chico no ha tenido cojones de escribir un tema titulado Manzana.

Kate Winslet tuvo que salir al paso cuando se publicó el nombre elegido para su último hijo: Bear Blaze. Escuchadas sus explicaciones, yo mejor, le hubiera cortado el paso ¡a la maternidad!. Resulta que la actriz británica tenía de pequeña un amigo que era adorable, casi como un oso amoroso, y todo el mundo le daba abrazos (no he querido investigar más pero todo apunta que este buen muchacho hoy está recluido). Como además, ella y su marido se conocieron durante un incendio, pues decidieron hacer un guiño a la llama que prendió su amor (si hay algun diabético leyendo que vaya a por su insulina). En resumen, la traducción del nombrecito del niño sería algo así como “oso en llamas” u “oso fogoso”… Listo para sentencia.

La siempre posh Victoria Beckham esperó ansiosamente la llegada de una niña tras dar a luz varios varones (mira que es antigua esta palabra). El primero se llamó Brooklyn en honor al lugar donde fue concebido (es de agradecer que no estuvieran en un hotelito rural de Alpedrete…). Al que nació en Madrid le cayó como nombre Cruz (Barrio de Salamanca no terminó de convecerles). Y a la esperada niña, Harper, Harper Seven. Según su madre, se lo pusieron en honor al autor de su libro favorito, Matar a un ruiseñor… ¡venga yaaaaaaa Vicky…! Si esto fuera así, se llamaría Vogue, Elle, Coco o Oportunidades en la planta baja… ¿Su libro favorito? El Seven, según el padre de la criatura, es porque además de ser su dorsal “el siete simboliza las siete maravillas del mundo, los siete colores del arco iris y en muchas culturas, es el número de la suerte”. Pero ¿qué se toma esta pareja? Digan lo que digan, a mi, Harper Seven, me suena a tienda de 24 horas.

Beyoncé y el rapero de su marido (esto ha sonado raro) Jay-Z, también forman parte de esta élite de papas famosos a los que un golpe de calor (o simplemente un golpe a secas), les ha dejado inconscientes mientras registraban el nombre de sus bebés. Claro, aquí se les puede disculpar, porque si mami se llama Beyoncé y papi tiene nombre de transformer, pues tampoco podemos esperar que la nena se llame María del Carmen. Ellos se han decidido por Blue Ivy. La madre colgó en las redes sociales un pasaje de una novela de Rebecca Solnit que viene a decir que “el mundo es azul en su superficie y en sus profundidades…”. ¿Queda alguien despierto…? Otra que también presume de leer ¡libros!… Estoy en shock. Sobre el segundo, Ivy, hay diversas teorías. Parece ser que simboliza el 4 en números romanos y es que ellos se casaron un 4, ambos cumplen años un 4… Pero claro, la traducción es hiedra, o sea, que esta chiquilla se llama Hiedra Azul. A mi, con todos mis respetos, me suena a personaje malvado de cómic de superhéroe… Por no hablar del cachondeo si le cantas aquella de Serrat que decía: “tu nombre me sabe a ¡hiedra!”.

Otro rapero, Kayne West, casado con Kim Kardashian, de profesión… Bueno, pues ellos han puesto a su retoño North West, o lo que es lo mismo, Noroeste. No se si porque en su concepción alguien puso al otro mirando hacia aquella dirección. Nuestro equivalente sería que te llamasen Cuenca.

La lista es interminable. Sin ir más lejos, el peque de Shakira y Piqué se llama Milan. Al principio alguien creyó que se trataba de la ciudad italiana cuyo equipo de fútbol ha sido rival del jugador en muchas ocasiones, y de ahí la sorpresa de muchos. Si le llegan a poner Isidro, la cosa hubiera sentado igual de mal entre los culés. Aquí la coña vino por el recuerdo de las entrañables gomas de borrar que todos nos hemos zampado de pequeños para soportar el hastío de alguna clase de historia.

Pero no solo los famosos son culpables de azotar a sus descendientes con nombres que les perseguirán toda la vida. Parece ser que el estado mexicano de Sonora ha publicado una lista de nombres prohibidos. Son 61 y se trata de una medida para impedir que los padres puedan ridiculizar a sus vástagos. Entre los que no se pueden poner están Rambo, Aceituno, Circuncisión, Escroto, Lady Gaga, Burger King, Cesaria, Harry Potter, Email, Batman, Fulanito, James Bond, Tránsito, Twitter, Lady Di… Me cuesta seguir escribiendo.

Recuerdo que una vez leí algo sobre los a veces extraños nombre cubanos. Por ejemplo, uno de los componentes del grupo Orishas, se llama Yotuel. La explicación que dio el afectado fue que sus padres no se ponían de acuerdo en cómo llamarle, así que entre eternas discusiones de “no, lo pongo yo, no tu, no él…”, pues salió Yo-Tu-Él… También hay confusión entre los Usnavy, que no es otra cosa que lo que ven los cubanos en los buques de guerra de la marina norteamericana: US Navy. Y por si alguien cree que este problemón es ajeno a los europeos, solo una anécdota. Hace algunos años, un tribunal francés tuvo que intervenir para prohibir que una pareja pusiera a su recién nacida, Megane. Todo correcto hasta que te enterabas que el padre se apellidaba Renault. O sea, que la niña quedaba marcada para siempre llamándose Megane Renault. Yo me imagino el escándalo en versión anglosajona con el heredero de los Ford si le ponen de nombre, Fiesta.

En resumen, que a pesar de ser niños privilegiados, de venir con un pan debajo del brazo, de no tener jamás que preocuparse por hacer una oposición para ganarse el sustento, están marcados de por vida, por culpa de unos padres que en lugar de hijos, parece que han tenido un contrato publicitario.

Pobres hijos… víctimas, como los protagonistas de la serie que toca hoy. Crisis. No podían haber elegido un nombre mejor.

Crisis

Crisis-NBC

Estrenada hace menos de un mes en la cadena NBC, se emite inmediatamente después de Believe, otro esperado estreno por ser una creación de Alfonso Cuarón (Gravity) con la producción del cada vez más prolífico J.J. Abrams. Es decir, para los americanos, casi un late night (para nosotros, la hora de la caña antes de cenar). Pero hoy toca Crisis.

La serie arranca cuando un grupo de estudiantes de la prestigiosa escuela Ballard High School de Washington, son secuestrados. Son los hijos de los hombres y mujeres más poderosos del país. Desde el hijo del Presidente de Estados Unidos a los herederos de grandes fortunas pasando por directivos de las principales multinacionales del país. Hay excepciones claro, porque han añadido a un par de clase media, en plan becados, por aquello de remarcar que están en la tierra de las oportunidades.

Pictured: Dermot Mulroney as Thomas GibsonCrisis

Dicho esto, señalar que estamos ante una serie imperfecta, con muchos pros y muchos contras, de consumo rápido, y que va mejorando, especialmente porque el piloto, el primer episodio, no es de aquellos que uno guarda entre sus favoritos.

El reparto, como siempre, acertadísimo, con nombre importantes como Gilliam Anderson (Expediente X) y Dermot Mulroney (Agosto). Pero esto es tan habitual en las series norteamericanas que no nos debe llamar la atención excepto cuando presenciamos algun horror de la guerra cometido en producciones más cercanas.

2013_0409_Crisis_Bio_Gillian-Anderson_900x900_AC2013_0409_Crisis_Bio_Rachael-Taylor_900x900_AC2013_0510_Crisis_Bio_Dermot-Mulroney_900x900_JSCrisis castCrisis cast2

Aunque en un principio uno cree que la serie tiene muy poco recorrido, poco a poco nos damos cuenta que hay mucho más de lo que se nos vende, porque, y este es uno de sus aciertos, especialmente para nuestras cadenas, la serie, aun siguiendo el tema del secuestro, ofrece episodios casi autoconclusivos. De aquí lo de ‘para alegría de nuestras cadenas’, a quienes les cuesta consolidar series que haya que seguir sistemáticamente si no te quieres perder la trama. Aquí no funcionan.

Crisis desvela rápidamente sus cartas (algunas). Los muchos secretos que esconde la serie parecen desvelarse en los primeros episodios, lo que aumenta el interés del espectador (tenerte intrigado hasta la temporada nueve a veces resulta cansino). Lo malo es que pronto se queden sin balas (nunca mejor dicho) y no haya sorpresas que ofrecer. Yo apuesto porque hay mucho con lo que jugar, porque los guionistas entran al trapo en el género de ‘nadie es quien dice ser ni nada es lo que parece’.

crisis 2
Dos cosas para terminar. La primera es sobre los adolescentes secuestrados. Viendo a alguno de ellos, uno se debate en si hay que liberarles o sencillamente, dejarles a su suerte por insoportables. La segunda. ¿Quién es el responsable de la imagen promocional? No he visto una cosa más fea. Se que habrá muchos que dirán que es un homenaje a los 80, a los 90… Lo que me temo es que no resulte tan obvio. A mi me parece un mal trabajo de un niño de 8 años.

Ah, quiero tranquilizaros. Los padres de la serie no han puesto nombres de juzgado de guardia a sus herederos. Claro, bastante tienen con lo que tienen los pobres, como para que encima de tenerte con un arma apuntándote en la sien, se pitorreen de ti los secuestradores: “Bear Blaze, ven aquí que te voy a torturar un poquito…”. Como si gritar su nombre en público no fuera ya una condena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s